Pasar al contenido principal
Imatge
Imatge test
Mòduls
left
Texto

Qué significa esta crisis para nosotros: parada, revisión y activación

 

28.04.2020
Texto: Agnès Simon Udina
Ilustración: Martí Ferré Carreras

 

Como en todo proceso de choque, de crisis, de sorpresa ante un hecho que no esperabas, que no estaba planificado y que no encaja con tu presente ni con tus ideas de futuro, hemos pasado por instantes de todo, que después explicaremos más extensamente. Pero también es cierto que, afortunadamente, se han dado otros procesos en paralelo que han equilibrado la balanza de estos días y que, si tuviéramos que denominarlos de alguna manera, sería como de surrealistas.

Nos gusta tomarnos el conflicto como algo que no es malo en sí mismo y que incluso puede tener efectos positivos y minimizar los negativos. Cuando menos, pensamos que nos abre puertas a nuevas oportunidades que, de seguir todo igual, no surgirían.

En realidad, para resolver un conflicto o cuando estalla un problema, sabemos que tenemos que pasar por diferentes fases que nos ayudarán a crear oportunidades a partir de las dificultades, y a seguir todo el proceso emocional necesario - que requiere su tiempo - para poder afrontarlo. Saber que pasamos por este proceso nos ha ayudado a afrontarlo, sobre todo durante las primeras etapas que quizás son las más complicadas, puesto que no las controlas.

La primera fase emocional por la que hemos pasado, ha sido la de negar la realidad con una parálisis como mecanismo de defensa ante el miedo que hemos experimentado. El miedo nos venía por la pérdida de seguridad y ello nos llevó a sacar el instinto de supervivencia. En ese momento, nos aparecía incertidumbre y dificultad para poder tomar decisiones rápidas e, incluso, experimentamos angustia y confusión en momentos irracionales, en los que la mente se disparó más allá de la situación real.

Dado que en algunos momentos nos costaba controlar las emociones y la mente, buscamos herramientas que nos ayudasen a realizar un trabajo interno y a cambiar el punto de mira y, así, poder salir de este estado emocional. Con esta calma y también cierta distancia, pudimos ir identificando el problema, puesto que si no lo reconocemos, no podemos tratarlo ni describirlo y, en consecuencia, tampoco podemos analizar los datos. Una vez conseguimos culminar este proceso, pudimos intercambiar ideas y definir la situación o el problema. El paso previo a todo este proceso sería la incubación pero, en el caso que nos afecta - y en muchas situaciones de crisis -, no pudimos tenerlo en cuenta.

La siguiente etapa consistió en analizar las causas y las fuerzas, eliminando los efectos que de ellas derivan. ¿Cómo? Centrando la atención en tomar decisiones con practicidad e intentar hacerlo de manera empírica para poder elegir las más adecuadas, y también pasando por los procesos de negociación que fueron necesarios. En algunos momentos, surgió el agotamiento - como una etapa de estancamiento de muchos procesos - pero, como el resto de fases, esta también la superamos y pudimos pasar a la acción, detallando los pasos a realizar, convencidos, seguros y tranquilos con las decisiones tomadas.

Y aquí es donde nos encontramos: el lanzamiento de la web ha sido ejemplo de un proceso de crisis en el que queríamos encontrar el modo de difundir todo aquello en lo que habíamos trabajado durante dos años. Una vez fuimos capaces de ver su viabilidad, seguimos el proceso y nos pusimos a trabajar de lo lindo para hacer posible uno de nuestros proyectos internos de comunicación más potentes. Como hijo nuestro, estamos muy contentos y orgullosos de ello, ¿y a vosotros? ¿Os ha gustado?

Color
#ffffff
Imatge arrossegable
Inactiu
Ordre
0
Subtítol
28.04.2020
Agnès Simon Udina